Change.org. Plataforma de recogida de firmas

La respuesta es muy sencilla. Para absolutamente nada. 

Son múltiples las causas y peticiones que encontramos en Change.org, la mayoría de ellas muy justas y dignas y con un amplísimo apoyo popular. Son muchas las personas las que firman dicha petición con la creencia y la confianza de que están apoyando una causa con todas las de la ley y, sobre todo, que esa firma está sirviendo para poder ayudar a dicha causa.

La realidad es otra completamente distinta. Para que una firma tenga validez a la hora de presentar cualquier documento a modo de reclamación, es necesario que contenga al menos los dos apellidos y el DNI. Para empezar, el campo DNI no es uno de los requeridos en Change.org a la hora de firmar una petición y, aunque se pueden generar números de DNI válidos con un bot, sería un filtro necesario para proceder a realizar una firma con validez jurídica.

Por otra parte, el modo de proceder a realizar una firma, es de risa. Informan de que las firmas tienen validez porque se comprueba la autenticidad del correo electrónico. Es decir, es tan válido un correo personal creado y gestionado por una persona (ejemplo: manuelperez@gmail.com) que un correo dado de alta por cualquier motivo (pruebasdeinternet@gmail.com). Para Change, ambos correos son igual de válidos. Por otra parte, para que una firma tenga validez jurídica, tiene que figurar el nombre completo y real del firmante. Esta es una prueba de firma realizada con Change:

El número 3 es el código postal

Existen otras plataformas de recogida de firmas con validez legal como Signatica.com

Es importante tener en cuenta una serie de detalles:

¿Por qué lo hace Change.org tan fácil cuándo no lo es?

Probablemente, cuente actualmente con una de las bases de e-mails más grandes del mundo y posiblemente esté comerciando con dichos datos con empresas para realizar campañas de e-mail marketing y construir bases de datos con total legalidad (¿alguien dijo aquello de Acepto la política de privacidad?)

Por otra parte, para muchos puede resultar extraño que algunas campañas de recogida de firmas tengan más presencia que otras, estén durante más tiempo en portada y se viralicen más en redes sociales. ¿A qué os suena eso? Efectivamente, una campaña de publicidad y en muchos casos, propaganda política.

Introducir más campos en el formulario de inscripción en cualquier página web puede suponer que la campaña no sea tan exitosa. Cuanto más simple, mayor será el volumen de registros. Por lo tanto, solicitar campos como el DNI (dato del que además, la mayoría de las personas es reacio a facilitar) o incluso una firma digital (que supondría que el usuario subiese una imagen), dificultan el crecimiento del número de registros.

Y como detalle… ¿Os imagináis presentar tu documentación para cualquier solicitud registrándoos con los datos de Facebook? 

¿Qué cambios podría hacer Change.org para que las campañas de firmas tuviesen validez legal?

– Introducir el campo DNI: fundamental para que la firma sea válida jurídicamente hablando.

– Establecer los campos Nombre, primer apellido y segundo apellido.

– Restringir los registros por dirección IP y navegador.

– Utilizar el sistema de DNI electrónico (que, por cierto, hasta la fecha, parece que lo único para lo que ha servido es para hacer ver que la Administración se ha modernizado).

Este artículo viene a raíz de una petición contra la sobreexplotación de la minería en Galicia, un asunto que me indigna y me parece repulsivo que unos pocos se lucren a costa del patrimonio natural de nuestra tierra. Un vídeo para solicitar firmas que denuncien esta situación completo y concienciador, con datos reales sobre lo que está sucediendo… ¿Cuál es el problema? Que todas las firmas en Change.org no van a servir para nada… Esa es la cruda realidad.

Anuncios