Tag Archive: brad pitt


Casualmente, ayer he tenido una conversación sobre cine más que interesante… ¿Las películas se deben coleccionar y volverlas a ver o una vez vistas debes pasar a las siguientes? Hay muchísimo cine por ver y no existe tiempo vital para poder abarcarlo todo, error que se comete a menudo (por lo menos yo lo hago). Si es que el refrán: “quien mucho abarca, poco aprieta” es toda una realidad. Finalmente, llegamos a la conclusión de que hay películas que necesitan ser vistas más de una vez. ¿Quién de vosotros no ha visto una película tantas veces que hasta se sabe los diálogos? ¿O una serie? Si es que cuando algo te gusta y es bueno, no hay porque tirarlo a la basura, o, más común, a la papelera de reciclaje.

Recordando algunas de esas películas que no me cansaré de ver, me acordé de un actor que siempre me encantará, Edward Norton, y un compañero de baile, Brad Pitt que como el buen vino, mejora con los años. Rescaté uno de esos discursos o frases de cine que tengo guardadas para entretenimiento y reflexión personal y me apetece compartirlo porque tiene un gran significado. Este es un momentazo de El club de la lucha del maestro David Fincher:

“La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco nos hemos dado cuenta y estamos, muy, muy cabreados.

No sois vuestro trabajo. No sois vuestra cuenta corriente. No sois el coche que tenéis, ni el contenido de vuestra cartera. No sois vuestros pantalones. Sois la mierda cantante y danzante del mundo.

En el mundo que imagino se cazarán alces en los bosques húmedos de los cañones que rodearán las ruinas del Rockefeller center. Se llevarán ropas de cuero que durarán toda la vida. Se trepará por cepas gruesas como mi muñeca que envolverá el edifico Osheas. Y cuando se mire hacia abajo se verán figuras machacando maíz, colocando tiras de venado en el arcén de alguna autopista abandonada.”

Anuncios

Es increíble ver imágenes en televisión de las grandes estrellas de la gran pantalla. Esa sensación de glamour y de opulencia y ese momento de cruzar una alfombra roja mientras los flashes de las cámaras ciegan y obnubilan cualquier retina. Sin duda, la pequeña ciudad costera de Cannes es la capital mundial del cine en la segunda semana de Mayo. A lo largo de nueve días, se abre el mercado audiovisual más importante (en esta misma ciudad se celebran el MIPcom, MIPtv y el MIPjunior), se presentan las consideradas mejores películas de todo el mundo (practicamente todos los años hay representación de los cinco continentes) y se vive el paseo de las grandes estrellas, tanto actores como directores y productores de primera línea. Sin duda, la posibilidad que tuve hace dos años de pisar esa alfombra, ver a esas estrellas y asistir a ese gran mercado, ha sido una de las más gratas y satisfactorias de toda mi vida.

A pesar de tratarse de un Festival de Cine independiente en el que las majors estadounidenses no tienen cabida, se presentan grandes superproducciones (como fue el caso hace dos años de UP de Pixar o Ágora de Alejandro Amenábar) y también películas intimistas de bajo presupuesto que consiguen conectar con el espectador a través de un argumento impactante y original. Es importante subrayar, que no siempre la Palma de Oro de Cannes, es la mejor del momento, ya que, aunque la francesa Entre les murs (La clase) y la alemana The White Ribbon (La cinta blanca) son auténticas joyas; necesitas tomarte cuatro cafés para ver de un tirón la rumana 4 meses, 3 semanas y 2 días, con un argumento y una historia muy interesante pero con un ritmo lento y soporífero.

En fin, una LXIV edición que se nos va, y nos deja como ganadora una interesante apuesta con Brad Pitt y Sean Penn como abanderados y protagonistas titulada El árbol de la vida del director Terrence Malick (que a su vez escribió el guión de la obra y cuenta bajo su batuta con obras como La delgada línea roja y Malas Tierras). El director texano presentará el próximo año una nueva película, todavía sin título, que cuenta en su reparto con Javier Bardem. A pesar de tratarse de una película bastante alabada por el público, la crítica tilda al Jurado de favorecer a una obra hollywodiense con enmascarados toques de cine de autor. No puedo juzgar, puesto que no la he visto, pero reconozco tener muchas, muchas ganas de verla.

Pero, sin duda, lo más sonado de esta edición ha sido el escándalo del director danés Lars von Trier. Provocador e inconformista de naturaleza (ya había generado controversias en 2009 con su obra Anticristo), en esta ocasión, ha realizado unas declaraciones con ánimo de burla e ironía en las que afirma tenerle simpatía a Adolf Hitler con las siguientes palabras:

“Comprendo a Hitler y le tengo un poco de simpatía, aunque creo que no era un buen tipo”. “Creo que (Hitler) hizo malas cosas, sí, absolutamente, pero puedo imaginarlo sentado en su búnker, al final”.

El Festival lo declaró persona non-grata y lo expulsó de la LXIV edición, pero se trató de una sanción personal, ya que su película Mellancholia participó, consiguiendo un premio a la Mejor Actriz Principal para Kirsten Dunst. El director, tras este anuncio, afirmó que no iba a volver a dar una rueda de prensa.

En fin, el Festival de Cannes es un placer para los sentidos, pero no se puede obviar que es el objetivo de los medios de comunicación a nivel internacional y cualquier salida de tono se puede magnificar de semejante manera (con esto no defiendo para nada las palabras de Lars von Trier). Es decir, la mediatización supone tener que saber estar y saber qué decir, ya que, von Trier, por querer hacerse el gracioso, se quedó sin la posibilidad de disfrutar del espectáculo.

Aquí os dejo un enlace de las próximas películas presentes en Cannes que serán estrenadas en España

El poder de la voz

Hace tiempo que pensaba en las diferentes voces que a diario escuchamos tanto de amigos, familiares y conocidos como de desconocidos por la calle. Hay voces que llaman la atención por su particular timbre, otras por el tono y también por la intensidad y firmeza con las que articulan las palabras. En mi eterna búsqueda de formación, he incluido un nuevo ítem para seguir ampliando conocimientos académicos.

Este sábado, empecé un Curso de Doblaje y Locución para Cine y Televisión. Como dice Leónidas en 300, en la primera batalla contra el imperio Persa: “Buen comienzo”. Para empezar, explicaron aquello que todo el mundo sabe pero nadie sabe explicar: “cómo se respira, qué es y cómo se usa el diafragma”. Muchas veces, escuchaba (también tienen salido estas palabras de mi boca) entre personas del audiovisual:

Claro, es que tienes que respirar por/con el diafragma.- con total convencimiento. Bien, para empezar, todo ser humano respira por la nariz y la boca y utiliza los pulmones para ello. Otra cosa es que exista este músculo llamado diafragma, que se sitúa en la zona intercostal y permite establecer y regir un control sobre la respiración. Bien, aclarado este punto, hicimos múltiples y diferentes ejercicios de respiración, muy divertidos, y también de relajación, para luego pasar a la articulación y vocalización. Cinco horas que se pasaron volando…

Al final de la clase, nos pidieron que seleccionáramos un texto descriptivo para practicar con él y exponer en clase, a modo de práctica de doblaje. Parece fácil elegir, pero hay tantos… Escenas míticas de cine o grandes exposiciones (George Jung y su conclusión final en Blow con Johnny Deep; Brad Pitt en El Club de la Lucha o el mítico William Wallace en Braveheart). En principio, he pensado en este fragmento de presentación del cortometraje “La leyenda del ladrón del árbol de los colgados” de Aralán Films, dirigido por Sami Natseh, un auténtico crack de la animación. Espero que os guste, el doblaje es de Antonio Esquivias, de sobra conocido por ser doblador del Actor Secundario Bob de los Simpsons, o de Frasier.

 

A %d blogueros les gusta esto: