Tag Archive: películas


Querido Red:

Si estás leyendo esto es porque has salido. Y si has venido tan lejos, tal vez estés dispuesto a ir aún más lejos. Recuerdas el nombre del pueblo ¿no? Me haría bien contar con un buen hombre que me ayude a echar a andar mi proyecto.

Estaré a la espera de tu llegada con un tablero de ajedrez preparado. Recuerda Red, la esperanza es algo bueno, tal vez lo mejor que hay y las cosas buenas nunca mueren.

Espero que esta carta te encuentre y te encuentre bien.

Tu amigo, Andy.

Anuncios

Casualmente, ayer he tenido una conversación sobre cine más que interesante… ¿Las películas se deben coleccionar y volverlas a ver o una vez vistas debes pasar a las siguientes? Hay muchísimo cine por ver y no existe tiempo vital para poder abarcarlo todo, error que se comete a menudo (por lo menos yo lo hago). Si es que el refrán: “quien mucho abarca, poco aprieta” es toda una realidad. Finalmente, llegamos a la conclusión de que hay películas que necesitan ser vistas más de una vez. ¿Quién de vosotros no ha visto una película tantas veces que hasta se sabe los diálogos? ¿O una serie? Si es que cuando algo te gusta y es bueno, no hay porque tirarlo a la basura, o, más común, a la papelera de reciclaje.

Recordando algunas de esas películas que no me cansaré de ver, me acordé de un actor que siempre me encantará, Edward Norton, y un compañero de baile, Brad Pitt que como el buen vino, mejora con los años. Rescaté uno de esos discursos o frases de cine que tengo guardadas para entretenimiento y reflexión personal y me apetece compartirlo porque tiene un gran significado. Este es un momentazo de El club de la lucha del maestro David Fincher:

“La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco nos hemos dado cuenta y estamos, muy, muy cabreados.

No sois vuestro trabajo. No sois vuestra cuenta corriente. No sois el coche que tenéis, ni el contenido de vuestra cartera. No sois vuestros pantalones. Sois la mierda cantante y danzante del mundo.

En el mundo que imagino se cazarán alces en los bosques húmedos de los cañones que rodearán las ruinas del Rockefeller center. Se llevarán ropas de cuero que durarán toda la vida. Se trepará por cepas gruesas como mi muñeca que envolverá el edifico Osheas. Y cuando se mire hacia abajo se verán figuras machacando maíz, colocando tiras de venado en el arcén de alguna autopista abandonada.”

Crítica al cine español

imagen veuEs extraño empezar a escribir este artículo con el título que he decidido ponerle. Ante todo, quiero aclarar que las críticas pueden ser tanto positivas como negativas, constructivas como destructivas y útiles como inútiles.

Durante los últimos tiempos, todos vivimos una situación económica y social asfixiante y que se ha convertido en un bucle que parece una eterna espiral de la que es imposible salir. Esto ha afectado a todos los sectores industriales, y, principalmente, a la industria cultural. El cine ha sobrevivido durante años de subvenciones, ayudas y fondos públicos proporcionados por ministerios e instituciones que financiaban con dinero blando diferentes producciones, siempre buscando el reembolso de dichas ayudas y créditos con altos ingresos en taquilla. La situación ha cambiado y tanto los creadores, directores y productores como los espectadores, tenemos que hacer acopio de ello.

A pesar de ello, tengo que decir que últimamente, están apareciendo grandes historias transformadas en 35 mm, actores y actrices que emocionan y deslumbran, directores que saben captar la potencia de una imagen a través de un objetivo y productores y distribuidores que arriesgan en sus estrategias de promoción y ventas.

Las últimas películas que he visto son todas españolas. Todas me han encantado, me han transmitido, me han llenado, me han emocionado… es decir, es cine que gusta y que cuenta con un mensaje y un transfondo. Estando en crisis, es muy esperanzador que podamos ver cintas en los cines como las que están presentes en nuestras carteleras. Películas como Entrelobos, 18 comidas o También la lluvia, son muestra de que nuestro cine es de calidad: los actores se consagran y demuestran versatilidad y múltiples registros (Luis Tosar, Raúl Arévalo, Juan José Ballesta), nuevos directores aparecen a escena y directores insignia continúan innovando con historias frescas (Balada triste de trompeta de Álex de la Iglesia) y guiones llenos de emoción y ternura que impactan y asombran al público.

Por todo ello, a todos aquellos que reniegan del cine español como opción de ocio, como arte o como obra audiovisual, recomiendo que no generalicen, que tenga la oportunidad (y el disfrute) de ver las películas antes de criticarlas y que, si tienen tiempo y ganas, comparen con otros tipos de cine, de otras procedencias y géneros, para que vean que contar con lo que contamos aquí, es todo un placer para los sentidos.

A %d blogueros les gusta esto: