Tag Archive: blow


Tras escribir el artículo de Magnolia, ayer por la noche, tuve la oportunidad de ver de nuevo una película que me había sorprendido gratamente: Blow. Al igual que la anterior, era la tercera vez que la veía. Y pensar que estuve a punto de no verla (el hecho de que apareciese Penélope Cruz en el cartel, me echaba para atrás… Si alguien sabe decirme por qué es una gran actriz, espero que me lo explique con detenimiento, porque no logro entenderlo…), ahora agradezco a un gran amigo que me la aconsejó y me explicó la historia de George Jung.

Un joven de Massachussets que pasó de no tener nada (la empresa familiar se arruinó) a ser el brazo derecho de Pablo Escobar “El Mágico”– el mayor narcotraficante de cocaína de todos los tiempos-. La historia de su vida transcurre a lo largo de toda la película, con ritmo, con intensidad y con tensión e incertidumbre acerca de lo que va a ocurrir en la siguiente escena. Imagino que esa sensación es la que tenía el protagonista a lo largo de su vida: alegría pero miedo, tranquilidad pero preocupación, relajado pero tenso. Escapaba de una niñez que no quería repetir, no quería revivir, no quería recordar. Su padre (interpretado por Ray Liotta) era su héroe. Tal como lo describe es la sensación y el sentimiento que muchos tenemos hacia nuestro padre: ser el hombre más fuerte del mundo. Pero incumplió la primera lección que le intentó enseñar su padre: “El dinero no lo es todo”.

Como el mismo protagonista reconoce: “mi ambición superaba mucho a mi talento”. El hecho de necesitar más sin saber porqué, simplemente querer tener, por poseer, es algo que le atrapaba y le hacía entrar en una espiral que se agigantaba y se iba trazando cada vez más laberíntica. Con ello, lo único que ha conseguido es perder todo lo que quería en su vida. Intento realizar una crítica sin desvelar el final del argumento, por ello, prefiero hacer un comentario más abajo, a modo de spoiler, para aquellos que no la hayáis visto (os la recomiendo encarecidamente).

Me quedo con algunas grandes frases de la película:

“Que los vientos te empujen siempre hacia delante y el sol te de en la cara. Y los vientos del destino te hagan volar para, así, poder bailar con las estrellas.”

“Ya no hay caballos blancos, ni mujeres guapas esperando en mi puerta”. 

“La vida es como el mar. Tienes que ahogarte para sentir su intensidad”.

¡No veais este vídeo si no habéis visto la película! 

SPOILER:

Realmente, lo que más me impresiona la película, es la capacidad con la que una sola persona ha podido implicar y armar semejante estrategia de tráfico y de cómo empatiza con todos los que le rodean para conseguir los propósitos de todos y cada uno de ellos. Ambicioso no siempre es igual a egoísta. Quizás si hubiese sido más egoísta no le hubiesen traicionado. La ambición también es enemiga de la precaución y la prudencia. El hecho de querer tener más, hace que acabes perdiendo lo que realmente tienes y lo que más quieres. Emocionante, triste y melancólica, la escena final que coloco en la parte superior, en la que George Jung se queda solo, pensando que su hija le había realizado una visita.

La película fue rodada en 2000 y estrenada en 2001. La hija de George Jung finalmente visitó a su padre en 2002, ocho años después de ingresar en prisión, lo que, según medios que recogieron el acontecimiento, le ha dado un hilo de esperanza y un respiro para continuar viviendo. George Jung fue uno de los miembros más importantes del Cartel de Medellín, la organización de tráfico de cocaína más importante del mundo.

AQUÍ OS DEJO LA PELÍCULA EN PEQUEÑOS CORTES DE YOUTUBE

AQUÍ, UN DOCUMENTAL SOBRE LA VIDA DE GEORGE JUNG

Anuncios

El poder de la voz

Hace tiempo que pensaba en las diferentes voces que a diario escuchamos tanto de amigos, familiares y conocidos como de desconocidos por la calle. Hay voces que llaman la atención por su particular timbre, otras por el tono y también por la intensidad y firmeza con las que articulan las palabras. En mi eterna búsqueda de formación, he incluido un nuevo ítem para seguir ampliando conocimientos académicos.

Este sábado, empecé un Curso de Doblaje y Locución para Cine y Televisión. Como dice Leónidas en 300, en la primera batalla contra el imperio Persa: “Buen comienzo”. Para empezar, explicaron aquello que todo el mundo sabe pero nadie sabe explicar: “cómo se respira, qué es y cómo se usa el diafragma”. Muchas veces, escuchaba (también tienen salido estas palabras de mi boca) entre personas del audiovisual:

Claro, es que tienes que respirar por/con el diafragma.- con total convencimiento. Bien, para empezar, todo ser humano respira por la nariz y la boca y utiliza los pulmones para ello. Otra cosa es que exista este músculo llamado diafragma, que se sitúa en la zona intercostal y permite establecer y regir un control sobre la respiración. Bien, aclarado este punto, hicimos múltiples y diferentes ejercicios de respiración, muy divertidos, y también de relajación, para luego pasar a la articulación y vocalización. Cinco horas que se pasaron volando…

Al final de la clase, nos pidieron que seleccionáramos un texto descriptivo para practicar con él y exponer en clase, a modo de práctica de doblaje. Parece fácil elegir, pero hay tantos… Escenas míticas de cine o grandes exposiciones (George Jung y su conclusión final en Blow con Johnny Deep; Brad Pitt en El Club de la Lucha o el mítico William Wallace en Braveheart). En principio, he pensado en este fragmento de presentación del cortometraje “La leyenda del ladrón del árbol de los colgados” de Aralán Films, dirigido por Sami Natseh, un auténtico crack de la animación. Espero que os guste, el doblaje es de Antonio Esquivias, de sobra conocido por ser doblador del Actor Secundario Bob de los Simpsons, o de Frasier.

 

A %d blogueros les gusta esto: