Tag Archive: oscar


Casualmente, ayer he tenido una conversación sobre cine más que interesante… ¿Las películas se deben coleccionar y volverlas a ver o una vez vistas debes pasar a las siguientes? Hay muchísimo cine por ver y no existe tiempo vital para poder abarcarlo todo, error que se comete a menudo (por lo menos yo lo hago). Si es que el refrán: “quien mucho abarca, poco aprieta” es toda una realidad. Finalmente, llegamos a la conclusión de que hay películas que necesitan ser vistas más de una vez. ¿Quién de vosotros no ha visto una película tantas veces que hasta se sabe los diálogos? ¿O una serie? Si es que cuando algo te gusta y es bueno, no hay porque tirarlo a la basura, o, más común, a la papelera de reciclaje.

Recordando algunas de esas películas que no me cansaré de ver, me acordé de un actor que siempre me encantará, Edward Norton, y un compañero de baile, Brad Pitt que como el buen vino, mejora con los años. Rescaté uno de esos discursos o frases de cine que tengo guardadas para entretenimiento y reflexión personal y me apetece compartirlo porque tiene un gran significado. Este es un momentazo de El club de la lucha del maestro David Fincher:

“La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco nos hemos dado cuenta y estamos, muy, muy cabreados.

No sois vuestro trabajo. No sois vuestra cuenta corriente. No sois el coche que tenéis, ni el contenido de vuestra cartera. No sois vuestros pantalones. Sois la mierda cantante y danzante del mundo.

En el mundo que imagino se cazarán alces en los bosques húmedos de los cañones que rodearán las ruinas del Rockefeller center. Se llevarán ropas de cuero que durarán toda la vida. Se trepará por cepas gruesas como mi muñeca que envolverá el edifico Osheas. Y cuando se mire hacia abajo se verán figuras machacando maíz, colocando tiras de venado en el arcén de alguna autopista abandonada.”

Anuncios

magnolia de paul thomas andersonEstas cosas simplemente pasan. ¿Está todo orientado hacia un destino? ¿Es una mera cuestión de azar? ¿Juega la actividad rutinaria y cotidiana, malas pasadas que se convierten en éxitos o tragedias? Lo mejor, lo que menos esfuerzo e insomnio supone y sobre todo, menos quebraderos de cabeza, es, simplemente, pensar que estas cosas pasan, o que pueden llegar a pasar. Nada es susceptible de no ser cambiado o modificado.

A mi parecer, este es el eje temático central sobre el que gira esta, para mi, obra maestra de Paul Thomas Anderson (director de otros títulos como Boogie Nights o Pozos de ambición, grandes películas también). Con uno de los mejores comienzos del cine – asombroso, impactante y absorbente- la historia gira entorno a las personas. Personas diferentes en edad, estilo de vida, aficiones, gustos, costumbres, trabajos, personalidades… que al fin y al cabo, no son tan distintas como en un principio pueden llegar a ser.

Las personas nos relacionamos entre nosotras mismas sin tan siquiera darnos cuenta, y conocemos (aunque sólo sea a simple vista) a cientos y a miles de personas que se cruzan en nuestro camino, influyendo directamente o no en él.

Obra pionera en este género, de historias cruzadas que se entrecruzan (valga la redundancia), Anderson logra sacar lo mejor de actores como Tom Cruise (impresionante su interpretación, dada la complejidad y peculiaridad de su papel), Phillip Seymour Hoffman (increíble actor, Óscar por reencarnar al escritor Truman Capote) y Julianne Moore (repetía con el director tras protagonizar Boogie Nights), encabezan un reparto completado por actores y actrices, más o menos conocidos, pero que se complementan y apoyan entre sí. La confluencia de las historias se va dando a lo largo de la película sin que apenas nos demos cuenta. Como en la vida.

Insisto, obra pionera donde las haya, que sirvió de inspiración y generó multitud de películas que siguieron su estela (el tándem Iñárritu y Arriaga bebieron de la historia de Magnolia para sus grandes obras Amores Perros y 21 gramos – Babel mejor la dejamos en un segundo plano-). No podré olvidarme de esta película, suerte que además tengo la suerte de contar con una copia y la pude disfrutar recientemente en la televisión. Os dejo algunas de las frases que más me llamaron la atención:

“Puede que hayamos acabado con el pasado, pero él no ha acabado con nosotros”

“Tengo mucho amor que dar, pero no sé dónde colocarlo”.

“Seducir no trata sólo de ligarte a tías y meterles la polla, sino de descubrir lo que puedes ser en éste mundo, definirlo, controlarlo, decir “voy a coger lo que es mío” y y bueno ver si de paso te la chupan un poco, vaya!, ¿por qué no?”

“Perdonar a alguien que te ha jodido es duro, pero es más duro saber que le puedes perdonar”

“No importa lo que esperas ni lo que te mereces,sino lo que consigues”.


A %d blogueros les gusta esto: