Tag Archive: trailers de cine


Es increíble ver imágenes en televisión de las grandes estrellas de la gran pantalla. Esa sensación de glamour y de opulencia y ese momento de cruzar una alfombra roja mientras los flashes de las cámaras ciegan y obnubilan cualquier retina. Sin duda, la pequeña ciudad costera de Cannes es la capital mundial del cine en la segunda semana de Mayo. A lo largo de nueve días, se abre el mercado audiovisual más importante (en esta misma ciudad se celebran el MIPcom, MIPtv y el MIPjunior), se presentan las consideradas mejores películas de todo el mundo (practicamente todos los años hay representación de los cinco continentes) y se vive el paseo de las grandes estrellas, tanto actores como directores y productores de primera línea. Sin duda, la posibilidad que tuve hace dos años de pisar esa alfombra, ver a esas estrellas y asistir a ese gran mercado, ha sido una de las más gratas y satisfactorias de toda mi vida.

A pesar de tratarse de un Festival de Cine independiente en el que las majors estadounidenses no tienen cabida, se presentan grandes superproducciones (como fue el caso hace dos años de UP de Pixar o Ágora de Alejandro Amenábar) y también películas intimistas de bajo presupuesto que consiguen conectar con el espectador a través de un argumento impactante y original. Es importante subrayar, que no siempre la Palma de Oro de Cannes, es la mejor del momento, ya que, aunque la francesa Entre les murs (La clase) y la alemana The White Ribbon (La cinta blanca) son auténticas joyas; necesitas tomarte cuatro cafés para ver de un tirón la rumana 4 meses, 3 semanas y 2 días, con un argumento y una historia muy interesante pero con un ritmo lento y soporífero.

En fin, una LXIV edición que se nos va, y nos deja como ganadora una interesante apuesta con Brad Pitt y Sean Penn como abanderados y protagonistas titulada El árbol de la vida del director Terrence Malick (que a su vez escribió el guión de la obra y cuenta bajo su batuta con obras como La delgada línea roja y Malas Tierras). El director texano presentará el próximo año una nueva película, todavía sin título, que cuenta en su reparto con Javier Bardem. A pesar de tratarse de una película bastante alabada por el público, la crítica tilda al Jurado de favorecer a una obra hollywodiense con enmascarados toques de cine de autor. No puedo juzgar, puesto que no la he visto, pero reconozco tener muchas, muchas ganas de verla.

Pero, sin duda, lo más sonado de esta edición ha sido el escándalo del director danés Lars von Trier. Provocador e inconformista de naturaleza (ya había generado controversias en 2009 con su obra Anticristo), en esta ocasión, ha realizado unas declaraciones con ánimo de burla e ironía en las que afirma tenerle simpatía a Adolf Hitler con las siguientes palabras:

“Comprendo a Hitler y le tengo un poco de simpatía, aunque creo que no era un buen tipo”. “Creo que (Hitler) hizo malas cosas, sí, absolutamente, pero puedo imaginarlo sentado en su búnker, al final”.

El Festival lo declaró persona non-grata y lo expulsó de la LXIV edición, pero se trató de una sanción personal, ya que su película Mellancholia participó, consiguiendo un premio a la Mejor Actriz Principal para Kirsten Dunst. El director, tras este anuncio, afirmó que no iba a volver a dar una rueda de prensa.

En fin, el Festival de Cannes es un placer para los sentidos, pero no se puede obviar que es el objetivo de los medios de comunicación a nivel internacional y cualquier salida de tono se puede magnificar de semejante manera (con esto no defiendo para nada las palabras de Lars von Trier). Es decir, la mediatización supone tener que saber estar y saber qué decir, ya que, von Trier, por querer hacerse el gracioso, se quedó sin la posibilidad de disfrutar del espectáculo.

Aquí os dejo un enlace de las próximas películas presentes en Cannes que serán estrenadas en España

Tras escribir el artículo de Magnolia, ayer por la noche, tuve la oportunidad de ver de nuevo una película que me había sorprendido gratamente: Blow. Al igual que la anterior, era la tercera vez que la veía. Y pensar que estuve a punto de no verla (el hecho de que apareciese Penélope Cruz en el cartel, me echaba para atrás… Si alguien sabe decirme por qué es una gran actriz, espero que me lo explique con detenimiento, porque no logro entenderlo…), ahora agradezco a un gran amigo que me la aconsejó y me explicó la historia de George Jung.

Un joven de Massachussets que pasó de no tener nada (la empresa familiar se arruinó) a ser el brazo derecho de Pablo Escobar “El Mágico”– el mayor narcotraficante de cocaína de todos los tiempos-. La historia de su vida transcurre a lo largo de toda la película, con ritmo, con intensidad y con tensión e incertidumbre acerca de lo que va a ocurrir en la siguiente escena. Imagino que esa sensación es la que tenía el protagonista a lo largo de su vida: alegría pero miedo, tranquilidad pero preocupación, relajado pero tenso. Escapaba de una niñez que no quería repetir, no quería revivir, no quería recordar. Su padre (interpretado por Ray Liotta) era su héroe. Tal como lo describe es la sensación y el sentimiento que muchos tenemos hacia nuestro padre: ser el hombre más fuerte del mundo. Pero incumplió la primera lección que le intentó enseñar su padre: “El dinero no lo es todo”.

Como el mismo protagonista reconoce: “mi ambición superaba mucho a mi talento”. El hecho de necesitar más sin saber porqué, simplemente querer tener, por poseer, es algo que le atrapaba y le hacía entrar en una espiral que se agigantaba y se iba trazando cada vez más laberíntica. Con ello, lo único que ha conseguido es perder todo lo que quería en su vida. Intento realizar una crítica sin desvelar el final del argumento, por ello, prefiero hacer un comentario más abajo, a modo de spoiler, para aquellos que no la hayáis visto (os la recomiendo encarecidamente).

Me quedo con algunas grandes frases de la película:

“Que los vientos te empujen siempre hacia delante y el sol te de en la cara. Y los vientos del destino te hagan volar para, así, poder bailar con las estrellas.”

“Ya no hay caballos blancos, ni mujeres guapas esperando en mi puerta”. 

“La vida es como el mar. Tienes que ahogarte para sentir su intensidad”.

¡No veais este vídeo si no habéis visto la película! 

SPOILER:

Realmente, lo que más me impresiona la película, es la capacidad con la que una sola persona ha podido implicar y armar semejante estrategia de tráfico y de cómo empatiza con todos los que le rodean para conseguir los propósitos de todos y cada uno de ellos. Ambicioso no siempre es igual a egoísta. Quizás si hubiese sido más egoísta no le hubiesen traicionado. La ambición también es enemiga de la precaución y la prudencia. El hecho de querer tener más, hace que acabes perdiendo lo que realmente tienes y lo que más quieres. Emocionante, triste y melancólica, la escena final que coloco en la parte superior, en la que George Jung se queda solo, pensando que su hija le había realizado una visita.

La película fue rodada en 2000 y estrenada en 2001. La hija de George Jung finalmente visitó a su padre en 2002, ocho años después de ingresar en prisión, lo que, según medios que recogieron el acontecimiento, le ha dado un hilo de esperanza y un respiro para continuar viviendo. George Jung fue uno de los miembros más importantes del Cartel de Medellín, la organización de tráfico de cocaína más importante del mundo.

AQUÍ OS DEJO LA PELÍCULA EN PEQUEÑOS CORTES DE YOUTUBE

AQUÍ, UN DOCUMENTAL SOBRE LA VIDA DE GEORGE JUNG

A %d blogueros les gusta esto: