Son días de fiesta. Días en los que la mañana se acerca volando y la tarde y la noche se abrazan para unirse a la música, el baile, las risas y la compañía de los amigos. Son sensaciones y sentimientos los que afloran en el Entroido de Verín que nadie puede explicar a no ser que se acerque al municipio ourensano.

La música de las orquestas y charangas, la fariña tirada por toda la Plaza Mayor, las carreras de los cigarrones y sus “chocantes” chocas y la alegría de los carnavaleros ronda por todo el pueblo. Nadie se quiere ir para casa en ningún momento. Nadie se quiere perder ni el más mínimo detalle. Todos, verinenses y visitantes disfrutan juntos de un Entroido auténtico y lleno de sentimiento.

Es increíble ver cómo los verineses viven, sienten y disfrutan el Carnaval. Es su momento. Es su semana. Esperan ansiosos durante todo el año a que llegue el Entroido. Bien, yo no soy de Verín, pero dos años de Entroido han hecho una mella tal en mi que sé que estaré esperando con muchísima ilusión el próximo Entroido.

En fin, por si alguien no se ha dado cuenta, por si no lo saben, por si quieren saber lo que es pasárselo como un enano….

VIVA O ENTROIDO, VIVA VERÍN!

Anuncios