Cada vez más sorprende más cómo avanzan los tiempos… Si en uno de los primeros artículos de este blog destacaba que vivimos en tiempos exponenciales, la velocidad frenética y supersónica con la que avanzan las nuevas propuestas publicitarias en las redes sociales nunca deja de sorprenderme. Y más si va ligadas a una de mis grandes pasiones: el cine.

Una nueva película de los productores de Celda 211, ha arrasado en festivales de todo el mundo y ha causado furor en Sitges. Su título: Secuestrados. No hay más que ver el trailer. Si me sentí interesado por ella, no ha sido por las críticas de los cinéfilos, ni por los aplausos del público de los festivales, ni por recomendaciones de amigos o conocidos. Ha sido por su nueva campaña de marketing online. A partir de una impactante y bien encauzada aplicación de Facebook, puedes “pedir que te secuestren” para optar a uno de los múltiples premios de material promocional del film. Esta aplicación ha hecho que me plantee el ir a ver la película (otros factores como la productora, el trailer y la historia también ayudan).

En general, todos tenemos miedo. Y de muchos tipos. Desde miedo a lo más sobrenatural y desconocido, hasta miedo a ser asaltado por la calle, miedos inefables y miedo a no poder llegar a fin de mes (tal y como está la situación, el más extendido quizá). Pero estar completamente atemorizado, colapsado y abrumado por el miedo… Quizás muy pocas personas han experimentado esa sensación. Este es el leitmotiv de esta nueva película de Miguel Ángel Vivas.

Os recomiendo visitar la web y navegar a lo largo y ancho de ella… Puede resultar atemorizador y puede que más de un escalofrío os recorra todo el cuerpo…

Anuncios