Quiero empezar este artículo, dando mi apoyo a Álex de la Iglesia y alabando su valiente, coherente y firme decisión que ha tomado hace dos semanas en un artículo en El País, en la que anunciaba que presentaba su dimisión como Presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas.

A pesar de haber escrito el anterior post sobre la celebración de la XXV Edición de los Goya, quiero destacar la figura de un grandísimo cineasta, que destaca por su desparpajo, su coraje y el rigor tanto argumental como técnico con el que narra sus historias. Cierto que su cine puede gustar más o menos, ya que muchas veces resulta muy controvertido, pero aquel que empezaba a principio de los Noventa con Acción Mutante y se encumbraba en el cine español en una de las mejores comedias del cine español como es El Día de la Bestia (la única película en la que hay una buena interpretación del omnipresente comercial Santiago Segura).

Me gustaría destacar una ocurrencia de un follower de twitter @Tito_Andrónico : Papada triste de panceta es la que se le quedó a Leire Pajín.

Enhorabuena Álex por dos años de trabajo al frente del cine español y compartir con nosotros conocimientos, ideas y pensamientos y seguir haciendo cine. A todo esto, llevo un mes y medio con muchísimas ganas de ver la película, a ver si finalmente lo consigo. Con la promoción de la misma, consiguieron tanto que me entraran unas ganas tremendas de ir al cine, como de no parar de tararear la canción de Marisol. Por todo ello, amigo Álex, te animo a que tengas el corazón contento y lleno y rebosante de alegría.

Anuncios