Realmente, una auténtica sorpresa. Teniendo en cuenta todas las quinielas, tanto de espectadores, como de críticos y productores. La Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas ha decidido que Pa Negre (Pan Negro) de Agustí Villaronga sea la mejor película española de 2010. No puedo opinar ni juzgar, puesto que no la he visto, pero no deja de ser una auténtica sorpresa. Mientras que Pa Negre ha conseguido 9 de las 14 premios por los cuales estaba nominado, otras películas como También la lluvia, Buried o la dirigida por el ahora ex-presidente de la Academia, Balada triste de trompeta, se han quedado con tres estatuillas las dos primeras y otros dos Goyas la última.

Lo más representativo de la gala, además de la aparición de Jimmy Jump antes de que Bardem ganase su quinto premio por Biutiful (otra de las películas que me muero por ver), y, por supuesto, el discurso de Álex de la Iglesia, despidiéndose de modo sereno y firme a la par que reivindicativo y emotivo. Resaltó Internet como el presente del cine y no diferenció entre espectadores y usuarios puesto que, ambos están disfrutando del cine. A pesar de estar toda la gala junto a González Sinde, la ministra de Cultura mantuvo en todo momento su cara de zapato, no como en el caso de Leire Pajín, que se mostró sorprendida con las palabras del cineasta.

En fin, un director que se despide con 2 premios menores por su película (maquillaje y efectos especiales) y una supuesta nueva presidenta (Icíar Bollaín) que comienza su andadura con tres estatuillas por También la lluvia, con una más que merecida para Karra Elejalde por actor de reparto. Destacar también al mejor largometraje de animación, Chico & Rita, producido por Fernando Trueba que llegará en breve a nuestras pantallas y también el documental Bicicleta, cuchara, manzana, sobre la lucha de Pasqual Maragall contra el alzheimer.

Una fiesta del cine y de 25 años (casi los que yo tengo) de celebración y reconocimiento a los profesionales del cine español. Mi más sincera enhorabuena a Pa Negre, película que he de ver sin dudarlo, al igual que a Rodrigo Cortés por su Buried.

Aquí os dejo el discurso de Álex de la Iglesia, una despedida simplemente brillante.

Anuncios