Hemos visto a los Simpsons sentarse en el sofá de más de 400 formas distintas (hay que decir que han repetido numerosas formas en diferentes capítulos). La cabecera de la famosa serie ha cambiado a lo largo de 21 temporadas, sin duda, la serie de mayor éxito de la televisión a nivel mundial, tanto de audiencia como de repercusión mediática y social.

Sus personajes reflejan múltiples estereotipos de la sociedad americana en la que graves problemas como la diferencia de clases, el orgullo exacerbado, el valor de las armas, la obesidad, el alcoholismo y la codicia están presentes en diversos personajes y en varios episodios. Casualmente, he visto esta nueva intro de los Simpsons y me ha llamado especialmente la atención. Una serie que, a pesar de contar con decenas de reposiciones a un horario de acceso a los telediarios, cuenta con altas cuotas de share (habitualmente supera los 2 millones de espectadores).

Una muestra más de que, los Simpsons, a pesar de ir perdiendo calidad tanto en la forma como en el contenido, consiguen renovarse para consolidarse como la serie que más años se lleva emitiendo en Antena (ya tienen 21 años).

Anuncios